ENTREVISTA CON MAREN DE HORTA DE LA VIOLA

El sueño de una vida familiar, en la Costa Brava en España, rodeada de flores a cielo abierto. Un paisaje de imaginario, que cobra más sentido, luego de estos días de encierro.

Detrás de estas flores especiales encontramos a la familia de Maren, Raimond y su hija Violeta, a quien, me imagino, hace honores el nombre de esta destacada finca "Horta de la Viola".

[ Maria Gana ] Hola Maren, cuéntanos cómo comenzaron este proyecto? Que tenían disponible? Cuál fue tu primer público?
[ Horta de la Viola ] El interés por las flores y la floricultura brota desde dentro, no hay ninguna explicación racional o influencia que pueda comentar para exlicar este cariño e interés por este mundo. Nació y creció conmigo, pero no fue hasta que fui mayor, que podia hacerlo realidad. 
De forma más profesional llevo 3 años, pero trabajando en agricultura ecológica llevamos casi 20.
Las flores siempre han acompañado el cultivo. Una compañera me pasó unas semillas, hice plantel y me sorprendió la variedad de flores que habían germinado. Plantas que nunca habÍa visto, eso desató mi curiosidad. Ahora ya me podría definir como " adicta a las semillas". Me puedo pasar horas y horas buscando variedades nuevas y que motiven.
Empezamos con pocas variedades, sin pensar en que algún día iba a plantearme venderlas. Aún así - con 5 o 6 varieades, ya empezamos a montar ramos para el mercado y tuvieron mucho éxito. Mi primer público fueron personas locales, del pueblo y los veraneantes de nuestra capital, Barcelona, que aprecian mucho más la belleza de las flores.
Poco a poco iba incorporando más variedades y empecé a montar ramos para particulares que me los pedían por encargo.
Las primeras flores fueron bien sencillas, las zinias, los claveles de moro, la arañuela, la molucella y los girasoles.Luego, poco a poco, empecé a descubrir el mundo de las semillas, y me perdí en la inmensidad de las posibilidades. No quería escoger, si todas me encantan.
[ Maria Gana ] Que parte del rubro de las flores disfrutan más y qué les han entregado las flores como familia?
[ Horta de la Viola ] Lo bueno de ser floricultora y florista es que puedo valorar y ponderar las necesidades de cada sector. Como floricultora me gusta que las plantas sean de crecimiento rápido, resistentes a plagas, fáciles de manejo, muy productivas, de fácil cosecha y manipulación y sobretodo que puedan resistir un transporte y no pierdan su frescura.
Como florista enamorada del diseño tipo "garden style", me gusta que las flores tengan movimiento, formas, que tengan colores, texturas y formas extraordinarias y diferentes a lo que se pueda encontrar en el mercado. Pero también quiero - a no ser que sea un evento y no importe que sean efímeras- una durabilidad para que mis clientes puedan gozar de ellas.
Lo que me ofrecen las flores...
hay cosas que son inexplicables,
y no sé por qué me gustan tanto. 
Cada año necesito probar y cultivar nuevas variedades y mi corazón da un salto de alegría, cuando por fin florecen. Es algo maravilloso. Quizás es la recompensa que recibo tras tantos meses de espera y trabajo. Soy una persona impaciente, pero con las flores es imposible serlo.
Florecerán cuando sea el momento perfecto.
[ Maria Gana ] Que variedades nos recomiendas para cultivar? Tienes tus preferidas?
[ Horta de la Viola ] Podría decir todas, pero - seamos sinceras- no es verdad. Pero me siento como una madre que reconoce que tiene una hija preferida. 
Difícil saber qué tipo de flor nos gusta más, por que todas me gustan y todas tienen su función. Una flor focal, como una peonia o una rosa de jardín tienen su belleza indiscutible, pero cuando la complementamos con pequeñas flores como las phlox, las nigella, etc. pueden resaltar aún más su belleza y hacer que un arreglo floral sea mucho más interesante. Pero lo que sí puedo hacer es explicar sus ventajas e inconvenientes. No solo prima su belleza, que eso es fundamental, sino también su durabilidad o resistencia a plagas.
Como floricultora reconozco que amo las flores que tienen semillas GRANDES, que no me den tanto trabajo al sembrarlas. La rudbeckia y los anthirrinum son pequeñisimas, pero las cultivo, por que la planta y la flor lo merecen.
Amo las plantas que tienen semillas que -sean grandes o pequeñas- germinen fácilmente. La zinnia  y el girasol son tan fáciles, pero la mollucella me da bastantentes dolores de cabeza, por ejemplo. Pero tampoco las dejo de cultivar.
Me gustan todas las plantas muy productivas, como la zinnia, el cosmos, el amaranto, el tajete, las dalias, los ranúnculos...
Las que tienen durabilidad postcosecha, como la anémona, el tulipán, el ranúnculo, las frittilarias, las allium...
Y como diseñadora, me enamoran esas flores que dan tantos dolores de cabeza a las floricultoras a la hora de enviarlas o transportarlas, como los phlox, las amapolas, los cosmos. Me gustan sus pétalos suaves y delicados, que dan movimiento y elegancia a los diseños. Siempre busco colores, formas y texturas nuevas. 
[ Maria Gana ] Que consejo le darías a otros productores que recién comienzan a cultivar?
[ Horta de la Viola ] Mi consejo es formarse, formarse y formarse. El conocimiento te da las herramientas para decidir y no dar palos de ciego. Perder tanto tiempo, repitiendo errores que tantos hemos hecho ya. La formación - aunque parezca un gasto- es una inversión. Ahorrarás tiempo y mucho dinero. Conoce otras fincas, crea redes de ayuda con personas del sector. Haz un plan de empresa, aunque seas una persona física y quieres ponerte manos a la obra de forma inmediata, siéntate a pensar. Es mejor resolver muchos errores sobre el papel.
Haz prácticas en una empresa. Idealmente un año entero, para ver todas las estaciones y los trabajos que conlleva. Invierte en infraestructura, pero también en marketing. Te ayudará a encontrar clientas. Hemos y seguimos teniendo muchas dificultades. El cultivo de flrores en  nuestro caso no es suficiente, ya que es muy caro mantener una finca. Hay que procurar acompañar el cultivo y la venta de flores con otros ingresos, como puedan ser workshops on site, o ahora on-line, eventos, y quizás nuevos productos, que permitan tener ingresos durante los meses de invierno.
Es mucho más fácil dedicarte a este oficio cuando:
1. Tienes vocación
2. Tienes conocimientos en cultivo, arte floral, marketing, fotografía, etc.
3. Dispones de infraestructura o un capital incial suficiente
4. Tienes constancia
Créditos: Fotografías de Maria Algara @mariaalgaraphotography y Maren.
Puedes ver más en
o en su cuenta de Instagram

Deja un comentario