ENTREVISTA A FAMILIA ARAYA

Salí temprano manejando hacia el norte y giré a la derecha para atravezar un bosque de eucaliptus interminable, hasta que llegué a donde los Araya tienen sus florcitas, bien cuidadas.

Marco Antonio me presentó a su abuelo, quien me contó con la voz de un sabio, estricto y a su vez cariñoso, todo el recorrido que los había llevado hasta lograr el cultivo que tienen hoy. Paseamos entre las naves y pude ver como funcionaba la cosecha de la asltroemeria, los sistemas de riego y muchas otras cosas, que como se imaginarán, siguen siendo impresionantes para mi.

Fue una mañana de “escuela de vida” donde esencialmente don Ricardo, me enseño qué era lo importante y por qué tenía un sentido su esfuerzo entre las flores.

[ Maria Gana ] De dónde viene tu interés por producir flores? Cómo comenzaste a producir flores?

[ Ricardo Araya ] Mis padres arrendaban una parcela. Fue el lugar donde me crié, en un ambiente de floricultura y agricultura. Ellos producían las flores de ese entonces, no con la tecnología y las variedades que hoy existen. Estates de colores no existían, así tampoco los girasoles de color… eran variedades como la ilusión, las reinas luisas, el alhelí… no había importación… Te hablo de cuando tenía 10 años; hoy tengo 70 y tantos años. 

[ Maria Gana ] Cuál fue tu motivación para continuar su legado?

[ Ricardo Araya ] Siempre tuve un incentivo en la sabiduría que dejó mi padre. Mi ambición siempre fue superarme en la vida: superar la vida precaria que tenía de niño y tener una fuente laboral segura. 

No quería ser un trabajador al día y ser mandado por alguien. Quería ser independiente. Ese fue mi impulso, para llegar a esto, después de muchos años. 

El fundamento del triunfo de mi vida, es la mujer que a mi me tocó, porque si tengo una buena mujer, tengo un buen final. Ella me ayudaba, entre su trabajo en la casa y los hijos, con las flores: una mujer anegada a trabajar sin ningún compromiso ni interés. Todo lo que lográbamos era para la casa. Mi mujer es muy sencilla.

Gracias a eso compramos un sitio, una casa, criamos a nuestros hijos, las bodegas del antiguo terminal, de ahí nos hicimos socios del Sindicato de Floristas y después me inscribí con medio derecho a la Comunidad de Floristas.

[ Maria Gana ] Cómo vendías tus flores cuando comenzaste?

[ Ricardo Araya ] En el año 65, partí yendo a Santiago. Nos parabamos en el paradero con nuestras flores y cuando pasaba la micro, que ya sabía que nosotros éramos floristas, se paraba. Echabamos las flores al maletero y partíamos a Santiago. Eran dos horas y media de viaje, y cuando llegábamos los mismos pergoleros estaban esperando en la bajada del bus para comprar nuestras flores. Si no, había que ir frente a la Estación Mapocho a vender. 

[ Maria Gana ] Me podrías contar cómo son las cosas hoy?

[ Ricardo Araya ] Aquí son 15 a 20 hectáreas que van rotando durante el año. Hay variedades de alstroemeria que producen mucho en primavera, otras en otoño y otras en verano. El pick varía entre las variedades. En verano, de Diciembre a Marzo, la producción baja. Donde hoy (Octubre) se sacan 10 mil varas en verano se sacan 3 mil, así mismo la altura de la vara, que varía de un metro a 60 cm. La alstroemeria produce 3 años: el primer año toda la vara es de primera (grosor), el segundo año disminuye el grosor, entre primera y segunda, pero aumenta la producción.

La planta le enseña a uno.. aquí no hay un libro específico que diga como hacerlo, es la planta o árbol le enseña al floricultor qué quiere.

[ Maria Gana ] Cuáles son tus variedades más populares?

[ Ricardo Araya ] La alstroemeria es mi preferida, porque está todo el año, dura 3 años. No da trabajo excesivo y es más fácil trabajarla. No es como el clavel que se quiebra. La Astroemeria es mi preferida 100%.

[ Maria Gana ] Qué relación sientes con la floricultura? Qué le ha entregado a tu vida?

[ Ricardo Araya ] De no tener nada, de tener como transporte una bicicleta. Hoy en día, gracias al sacrificio de mi mujer y mis hijos, y ahora de mi nieto, llegamos a tener camioneta, tractor, terreno, cada uno su casa, su familia y aquí trabajan los niños. Yo miro ya desde la vereda del frente porque ahora son mis hijos y nietos los que gobiernan. Esa fue mi idea desde un principio: lograr tener una fuente laboral para la familia y llegar a viejo con un pasar más cómodo. Aquí aprenden lo que nadie les enseña en otra parte: a manejar la agricultura y a manejar el comercio, que es la parte más difícil, ya que para mantenerse y...

... para progresar en el tiempo, se necesita perseverancia.

 

Tres Generaciones de Floricultores

Puedes encontrarlos en el Terminal de Flores COPROFLOR en Pdte. Eduardo Frei Montalva 1651, Independencia

Deja un comentario